FANDOM


Saga 86.PNG

Regreso al futuro - El alzamiento de los Demon Lord es la 86ª saga de Digituenti Rol, que sigue a la anterior: La tiranía de Bugsovia.

Esta saga se inicia cuando nuestro héroe Shoutmon regresa a la agencia del Dats tras haber fallado en su intento de liberar a su amigo BantyoLeomon de la influencia y el engaño al que había sido sometido por KingEtemon y Lilithmon durante su estancia en Bugsovia. Viendo que no hay rastro alguno de sus amigos y camaradas, Veemon y Agumon, decide ordenar a los PanwChessmon a que amplíen el radio de búsqueda y así poder dar con ellos. Su sorpresa es alta cuando uno de ellos le dice que han encontrado una leve señal de estos en el castillo de uno de los Demon Lord, Lilithmon, quien se había llevado sus Digitamas al morir durante su combate contra Alphamon.

Shoutmon trato entonces de reunir y juntar a alguno de sus aliados y camaradas para llevar a cabo una misión de rescate e ir en busca de sus compañeros caídos, de los cuales no había vuelto a saber nada y la señal que habían recibido parecía indicar que estaban en forma de Digitama. Es así como este consigue dar con la monumental fortaleza de Lilithmon a las afueras de su reino. El lugar parecía más oscuro y tétrico de lo normal, decorado con estatuas de Devidramon adornando la parte frontal del castillo a modo de grabados o gárgolas. Shoutmon no dejo de duda si estaría bien o no el entrar el solo por su cuenta, pero finalmente se armo de valor y opto por entrar a su interior.

Una vez en el interior del castillo y encontrándose en el Hall principal del mismo, una fuerte tormenta se desato en el exterior, lo cual provoco que a escasos minutos alguien llamase a la puerta. El pequeño y curioso héroe, decidió entonces ver de quien se trataba. Este no era otro que un pequeño Dorumon que se había perdido por el lugar y buscaba un lugar para refugiarse de la lluvia y así secarse un poco. Shoutmon sintiéndose en la obligación de advertirle, le aconsejo que lo mejor que podía hacer era irse del lugar, ya que el castillo no era suyo y dentro podría correr peligro si se presentaba ante ellos la propia Lilithmon. A pesar de estas recomendaciones, el pequeño dragoncito morado hizo caso omiso a estas y decido ayudar a Shoutmon en lo que quisiera que estuviese haciendo en aquel lugar.

No tardo mucho en presentarse ante ellos la propia Lilithmon, quien les estaba aguardando desde lo más alto de las escaleras del Hall en donde se hallaban. Nuestros amigos reaccionaron con miedo y algo de recelo al ver la actitud presumida que esta había adoptado al saber que Shoutmon acudió allí de seguro, que para salvar a sus compañeros. Mientras tanto en el exterior del castillo, Agumon aguardaba el momento preciso para poder actuar y ayudar a su amigo Shoutmon si este se metía en apuros, ya que recibió tarde el mensaje que este le había escrito solicitando su presencia. De nuevo en el interior de la tétrica fortaleza, algo llamo la atención de Dorumon, pues no dejaba de mantener fija la mirada en el extraño colgante de Lilithmon, el cual parecía ser una piedra de color negra que desprendía una extraña luz. El clima que se respiraba en el lugar no parecía muy bueno a pesar de los  continuos intentos del pequeño dragón purpura de hacer que Lilithmon le entregase a Shoutmon a sus amigos de forma educada. A pesar de ello, Lilithmon se canso de la presencia de ambos, por lo que hizo aparecer ante ellos a su ejército de Ogremon. Estos no tardaron en rodear a nuestros amigos, quienes se vieron rápidamente superados en número. Esta acción forzó a Dorumon a atacar directamente a Lilithmon con su ‘Canon Ball’. Aunque el ataque no la daño de forma directa, si provoco que el colgante que llevaba en su cuello cayese escaleras abajo hasta situarse frente a nuestros héroes. Molesta por ello, ordeno a sus tropas atrapar y matar a ambos Digimon dragón. Por suerte para ambos, una enorme bola de fuego entro por la ventana del Hall dañando a los Ogremon. Esta llama no era otra que la que había lanzado previamente GeoGreymon para salvar a Shoutmon. Nada más verlo, Shoutmon mostro una cara de felicidad al saber que al menos uno de ellos había recibido su mensaje. De este modo y aumentando así las fuerzas de ataque, ambos héroes empezaron a combatir y derrotar al ejercito de la Demon Lord en lo que el pobre Dorumon trataba de juntar los trozos del colgante de Lilithmon, el cual se había roto al caer por las escaleras. Finalmente el grupo de héroes logro derrotar a toda la guardia personal de aquella mujer, cosa que la dejo contra la espada y la pared. Justo en ese momento irrumpió en el Hall, entrando por la puerta principal, Duftmon, quien se interpuso frente a nuestros amigos y reto a Lilithmon a batirse en duelo contra él. Esto provoco la risa irracional de la mujer, quien no dudo en aceptar tal petición y combatir contra Duftmon. Desgraciadamente para ella, este era demasiado veloz y rápidamente las cosas empeoraron para sí misma. La ira y la cólera no tardaron en manifestarse en su cuerpo, por lo que cuando esta iba a ser derrotada a manos de uno de los Caballeros reales, decidió sacar a la luz su poder. Esto propicio que a espaldas de nuestros amigos se abriese una especie de agujero o brecha dimensional que empezó a succionarlos a pesar de los intentos de estos por evitarlo. No obstante y a pesar de mostrar bastante fuerza y endereza, no pudieron evitar se succionados a su interior.

Al cabo de unas horas Shoutmon despertó en mitad de lo que parecía ser una ciudad en llamas y totalmente derruida ante los ojos de Dorumon, quien llevaba ya algún tiempo despierto para acabar de juntar los trozos del colgante. Finalmente la labor del pequeño dragoncito dio sus frutos, logrando consigo ordenar todas las piezas del colgante para dar paso a una gema que su cuerpo terminó asimilando dentro de sí mismo. Tras esto trataron de averiguar donde se hallaban y donde habían ido a parar el resto de sus compañeros, los cuales no estaban a su lado. A pesar de dar varias vueltas por el lugar en sí, no lograron hallar el más mínimo rastro de ellos, por lo que optaron por seguir el camino y marcharse de lugar. Justo en ese momento Shoutmon notó como el suelo del lugar empezaba a arder bajo sus pies, cosa que no tardo en confirmar y corroborar también Dorumon. Fue entonces cuando el suelo del lugar empezó a caerse bajo ellos, lo que les obligo a buscar un refugio provisional. Una vez a salvo y desde las alturas de uno de los rascacielos del lugar, un Devimon logro avistar a nuestros amigos, marchándose a los pocos minutos de ser visto por Shoutmon. Esto hizo que Shoutmon se quedase pensativo y distante durante unos segundos hasta que Dorumon consiguió traerle en sí. Tras esto decidieron continuar hasta que nuevamente Shoutmon aprecio que a lo lejos del lugar un gigantesco torbellino de aire caliente y fuego iba hacia ellos, lo que les obligo a correr todo cuanto pudieron para salir airosos de aquella situación.

Afortunadamente nuestros dos pequeños héroes, lograron ponerse a salvo de aquel tornado llegando así a la calle principal de la ciudad en la que se hallaban. Una vez en ella, Shoutmon seguía dándole vueltas para averiguar que tipo de lugar era ese en el que se encontraban. Dorumon por su parte, trato de hacerle ver a Shoutmon que por ahora la prioridad más alta era la de localizar y encontrar al resto de sus amigos y así evitar que pudiesen meterse en peligro. Fue entonces cuando una bandada de Devidramon empezó a llegar al lugar con el objetivo de exterminar a ambos Digimon, siendo esta su máxima prioridad. Por otro lado, Agumon, que había despertado recientemente en dicha zona, fue asaltado del mismo modo que nuestros héroes por un Devidramon. Este le agarro del cuello y le llevo junto a sus amigos para exterminarlos a todos a la vez. Viéndose entre las cuerdas, Shoutmon decidió hacer frente a sus rivales dando lo mejor de sí mismo para intentar de paso salvar a Agumon, quien iba a ser el primero en ser ejecutado por uno de los Devidramon, ya que se encontraba siendo aplastado por uno de ellos. A pesar de tener un poder por encima de la media, Shoutmon rápidamente se dio cuenta que sin Dorulumon y el resto de sus amigos poco podía hacer para librarse de sus rivales, lo que le distrajo del combate e hizo que cayese derrotado. Mientras tanto, Dorumon trato de llamar la atención de sus atacantes provocándoles a la vez que les esquivaba con movimientos rápidos y agiles para así cansarlos y derrotarlos de forma perspicaz. Esto le permitió a Shoutmon reincorporarse y junto a Agumon lograron derrotar a más de un enemigo. Viéndose en la necesidad de acabar con ellos rápidamente, Agumon, opto por pasar a su etapa campeón para así aumentar su poder y batir a un número superior de enemigos. Del mismo modo, Dorumon alcanzo su etapa campeón para vencer al líder de los Devidramon, el cual le había golpeado ferozmente y le había causando alguna que otra herida. Por suerte para el mismo este poseía un poder aun mayor, por lo que no tardo ni dos minutos en lanzar contra uno de los edificios al Devidramon para posteriormente lanzar su ataque contra él y provocar que este muriese en el acto a la vez que el edificio cayó derruido sobre el mismo. Tras esto y para acabar con los pocos enemigos restantes que quedaban aun en el lugar, Dorugamon ascendió a los cielos para una vez alcanzada la distancia adecuada, provocar una lluvia de bolas de metal de su ataque y así fulminarlos en el acto. Una vez acabado el conflicto, Shoutmon quedo impresionado por el poder del pequeño Dorumon y por el aspecto que este había tomado ahora. Al cabo de unos minutos apareció ante ellos Duftmon, quien había estado explorando el lugar sin éxito alguno. Este felicito a Dorugamon por su desempeño en batalla y por cómo había logrado abatir a los Devidramon sin dificultad. Mientras estos charlaban, uno de los Devidramon, aun con vida, se lanzo contra Duftmon con la intención de asentarle un golpe mortal. A pesar de ello, la agilidad y el oído del caballero le salvo la vida y pudo así acabar con aquel Digimon antes de ser alcanzado por su ataque. Tras esto, este absorbió sus datos y trato de hacer pacto con nuestros héroes para buscar una salida si es que querían salir de aquel infierno en el que todos ellos se encontraban sumergidos. Antes de proseguir su viaje, les conto que el lugar en el que se encontraban no era otro que su propio mundo al cabo de unos años. Esta noticia dejo a Shoutmon algo tocado, pero aun así, decidieron continuar su camino a pesar de que el propio Agumon se desviase y tomase su propio camino.

Nuestro grupo de héroes continúo su trayectoria siguiendo ahora, lo que parecían ser las vías de una antigua línea de Trailmon que atravesaba la ciudad de norte a sur. Todos ellos parecían aliviados de haber salido con vida de aquel encuentro tan casual, todos menos Shoutmon, quien no se hacía a la idea de que el lugar en el que se hallaban era su hogar pasado unos años en el futuro. Justo mientras avanzaban por la red de líneas de los Trailmon, fueron sorprendidos por la propia Lilithmon, quien se presento ante ellos esta vez armada hasta arriba por una legión entera de NeoDevimon. Shoutmon bastante enojado por la situación, intento hacer hablar a Lilithmon por la fuerza. Esto no causo resultado alguno ante ella, pues además, parecía bastante sorprendida de verlos dado que ni ella misma se acordaba de haberlos enviado allí. Molesto con la situación, el cortes caballero irrumpió al joven dragón para desenfundar su florete y así dar pie al combate contra el ejército de la elegante mujer. De nuevo y por otra parte, Dorumon se encontraba preocupado por su nuevo amigo, Shoutmon, el cual no parecía reaccionar debido a las palabras que le había dicho Lilithmon hacia unos segundos sobre que ahora ese era su mundo y los Demon Lord lo gobernaban con mano de hierro. Mientras tanto Duftmon seguía abatiendo a un sinfín de enemigos a la vez que le pidió ayuda a Dorumon para que se uniese a la lucha. Este no pudo negarse a la petición del caballero y adopto su forma campeón para poder unirse en combate a su lado. Juntos lograron vencer a un gran número de rivales, pero varios de ellos, se lanzaron en picado contra Shoutmon al ver que este no atacaba. Dorugamon logro salvarlo a tiempo y le decido unas palabras a su compañero, alegando que si quería evitar esa situación lo mejor era luchar y no quedarse de brazos cruzados. Dichas palabras calaron hondo en la mente de Shoutmon, quien consiguió salir del trance y unirse así a la pelea junto a sus amigos. Esto dio paso a que Duftmon pasara a centrarse en su máxima prioridad, acabar con aquella mujer. Este logro alcanzarla con varios de sus ataques, logrando con ello herirla, aunque no lo suficiente como para acabar con su vida. Justo cuando se disponía a asentarle el golpe final, varios NeoDevimon lograron derrotar a sus amigos y ponerlos al borde de la muerte. Esto hizo que Duftmon dejase de lado dicha oportunidad de acabar con ella para asistir a sus amigos. Al ver esta reacción en su enemigo, la joven mujer decidió abandonar el campo de batalla con el orgullo destrozado pero salvando su vida. Este acto enfureció al caballero, que rápidamente acabó con los últimos batallones de NeoDevimon salvando así a sus compañeros. Estos le agradecieron la ayuda ofrecida y se disculparon por haber sido una carga cuando había tenido la oportunidad de haber acabado con ella. A pesar de ello, Duftmon parecía bastante aliviado a pesar de haber salvado a sus amigos, pues pensaba en que seguramente tendría otra oportunidad para acabar con dicha mujer. Tras esto, agarro a sus amigos y se los llevo del lugar volando.

Nuestros amigos fueron puestos a salvo por Duftmon, quien les dejo en un callejón de la ciudad en lo que él marcho a explorar el lugar en busca de respuestas. Fue así como Shoutmon avanzo por las estrechas calles preocupándose ahora él de su compañero y amigo Dorugamon, ya que había sido herido en combate y temía que pudiese encontrarse mal. Este le aseguro que no tenía porque preocuparse, que pronto sanaría y que lo más importante ahora era que se calmara y dejase de preocuparse por él. Fue entonces cuando rápidamente se sintieron observados por Shademon, quien empezó a acosarles por las calles en lo que Shoutmon trataba de encontrar algún lugar iluminado en el que descansar. Para su desgracia las farolas y luces del lugar se apagaron de golpe y fueron rápidamente rodeados por su enemigo, quien observo de cerca a Dorugamon y su herida. Shoutmon al ver las intenciones de su enemigo, trato de cubrir y defender a su nuevo amigo evitando que mantuviese en más mínimo contacto con aquel Digimon, ya que todo parecía indicar que pretendía hacerse con el cuerpo de Dorugamon accediendo a este a través de su herida. Al ver como el pequeño rey trataba de salvarlo, Shademon no pudo evitar reírse del mismo y trato de provocarlo con algunos testimonios para alejarlo de este. Para lograr este fin, empezó a contarle como alguno de sus amigos más cercanos habían sido brutalmente asesinados por los Demon Lord. Esto enfureció a Shoutmon, quien respondió creando una pequeña bola de fuego que lanzo contra una pila de cajas para provocar una pequeña fogata y así quedar bajo su luz. El Digimon sombra alego que actos estúpidos como ese eran inútiles ahora contra él, pues había estado entrenando y había conseguido hacerse más fuerte ante el poder de la luz. Aquella situación saco de quicio a Shoutmon, quien temía que algo malo pudiese ocurrirle a su amigo. Finalmente Shademon logro aprovechar un despiste de Dorugamon para agarrarlo de una de sus patas y arrastrarlo a la oscuridad para poder entrar en su cuerpo y hacerse con el control del mismo. Al verlo, Shoutmon trato por todos los medios de hacerle entrar en razón para que luchara contra su influencia; cosa que no fue difícil para este dado que gracias a la gema que había absorbido horas antes, había conseguido desarrollar una fuerte resistencia y mentalidad conocida como Phantom. Esta nueva entidad o personalidad, logro forzar a Shademon para salir de su cuerpo. Así pues, la diabólica sombra fue expulsada del cuerpo de Dorumon y se marcho por donde vino. Una vez a salvo, Shoutmon respiró aliviado aunque algo preocupado por su amigo, ya que no recordaba nada de lo sucedido; pues la intervención de Phantom era ajena a él y le había hecho retroceder a su etapa infantil. Tras esto el rojizo lagarto recordó las palabras que minutos antes le había dicho Duftmon sobre encender fogatas o llamar la atención, por lo que intento por todos los medios apagar el fuego que había causado. Ya algo más calmados, Shoutmon trato de asistir y curar las heridas de Dorumon con algunas vendas y medicamentos que solía llevar encima siempre. En ese preciso instante algo llamo la atención del pequeño dragoncito purpura, pues este salió corriendo del lugar dejando atrás a Shoutmon. Todo parecía indicar que alguien les había estado espiando y este había salido corriendo para darle caza. Dicho espía resulto ser un Digimon felino conocido como Meikuumon, quien confundió a Dorumon con el de su tiempo y empezó a mimarlo de forma algo salvaje. Esto alteró al pequeño, quien asustado, no tuvo otra salida que empujar y despegarse de aquella Digimon que salió corriendo y llorando alegando que sentía el malentendido. Al cabo de unos minutos llego al lugar Shoutmon para regañar al muchacho por haberse ido sin avisar. El ahora dragoncito purpura se encontraba mal por haber hecho llorar a aquel Digimon, quien parecía que le había confundido con una versión suya del futuro. Shoutmon no salió de su asombro al saber eso, por lo que trato de sonsacarle algo más de información, pero por desgracia su amigo no sabía nada más sobre ella. Al cabo de un rato y regresando de nuevo al callejón, Dorumon no dejaba de torturarse por lo sucedido, por lo que nuevamente salió en busca de aquella Digimon dejando a Shoutmon con la palabra en la boca. Afortunadamente esta no se encontraba muy lejos del lugar, pues estaba buscando comida en un cubo de basura. Dorumon no pudo evitar acercarse a esta para pedirle disculpas por el mal entendido de antes. Esta reacciono algo borde y distante hasta que se le cayó una pequeña foto que guardaba de recuerdo. Dicha foto fue recogida por Dorumon, quien observo que en la misma salía él junto a aquella Digimon. Esto hizo que Dorumon sintiese un ligero dolor en su corazón, pues se sentía mal y sabia que ese Dorumon era el mismo en unos años. Al devolverle la foto, vio como Meikuumon se abrazaba a ella llorando. Este no pudo evitar abrazarla para consolarla y así calmarla. La pequeña felina alego que su aspecto y forma de ser eran iguales al de su amado, Dorumon. El pequeño dragoncito le dijo que en el fondo ese de la foto si era él, pero dentro de unos años, pues había venido de otro tiempo. En un principio, Meikuumon se mostro algo confusa ante esas palabras, pero finalmente logro entender lo que le quería decir. Al saber esto, la pequeña trato de explicarle como su ‘mundo’ había acabado así y lo mejor era llevarle a él y su rojizo amigo ante su líder. De este modo, ambos volvieron ante Shoutmon y junto a este, se pusieron rumbo a la guarida que Meikuumon y los suyos tenían.

Mientras tanto en otra parte de la ciudad y habiendo dejado a sus amigos a buen recaudo, Duftmon llego a lo que parecía haber sido en el pasado la zona más transitada del lugar. Allí no tardo es ser rápidamente bien recibido por uno de los más leales súbditos de los Demon Lord, Phelesmon. Este se presento ante nuestro amigo mediante una imagen reflejada en uno de los rascacielos a la altura del mismo. Duftmon no tardo en alabarlo asegurando que había oído miles de historias sobre él y su arte para manipular a las personas para conseguir sus fines. Fue en ese momento cuando Phelesmon intrigado por ello, intento ponerlo de su parte usando a Shoutmon y Dorumon en su beneficio. Este le dijo que era vergonzoso que alguien de su rango y poder se dedicase a hacer de niñera de dos pequeños idiotas, algo que para Duftmon le era indiferente, pues tenía sus propios fines. A pesar de las ofertas que este trato de embaucarle, como la de servir a Lucemon, el caballero se mantuvo frio y firme en todo momento. Este acto altero a Phelesmon, quien se vio en la necesidad de presentarse físicamente frente ante nuestro amigo, ya que hasta el momento solo había aparecido como un mero espejismo o ilusión. Una vez frente a él, Phelesmon intento introducirse en su mente para leer los temores y más profundos deseos de Duftmon y así poder usarlos en su beneficio. No obstante, esto no fue muy efectivo, pues a pesar del dolor que esto le causaba, Duftmon tenía claras sus ideas. Fue entonces cuando decidió ponerse serio e intentar acabar con el diabólico ser que se manifestó ante él. Furioso por su aptitud, Phelesmon reunió en torno a él el poder de la oscuridad para así aumentar su tamaño y acabar de una vez por todas con su enemigo. Todos los intentos de hacerle frente resultaron ser inútiles, cosa que Duftmon no llegaba a comprender, pues sus planes y estrategias siempre habían salido con éxito. Fue entonces cuando Phelesmon le confesó que en su estado actual jamás podría vencerle, pues su forma de actuar y atacar era muy predecible, sobre todo para alguien como él que podía leerle la mente. Este hecho pillo por sorpresa al caballero, quien nunca antes se había visto en la necesidad de combatir a un rival con semejante poder. A pesar de ello, Duftmon opto por cambiar de táctica y atacar sin llevar a cabo ningún tipo de plan o táctica que su enemigo pudiese prever. Gracias a ello, Duftmon consiguió alcanzar a su enemigo en varias ocasiones, algo que dejo atónito al oscuro demonio, quien no podía comprender como era eso posible. Viendo la ventaja que ahora había adquirido en el combate, Duftmon mostro algo de piedad por su enemigo, aconsejándole que abandonase de inmediato en combate, pues no tenia posibilidad alguna de vencerlo dado que ahora le había enseñado a luchar con un estilo nuevo que no dependía de la estrategia. Dicha actitud no fue bien vista por Phelesmon, quien furioso se lanzo contra el caballero leopardo para acabar con su vida usando su técnica petrificante. Esta no logro gran resultado, pues no fue efectiva contra el mismo, quien se defendió ante esta usando su florete como escudo. Por desgracia para el caballero, su espada si fue alcanzada y tras eso quedo inservible. Al verle en ese estado, Phelesmon intento usar su magia negra haciendo levitar varios edificios y rocas para lanzárselos a su enemigo. Este por su parte, adopto su modo Leopardo para esquivar de forma ágil dichos obstáculos a la vez que iba colocando varias minas por el lugar. Una vez concluido la lluvia de rocas, Phelesmon uso su tridente para asentar un feroz y mortal golpe a su rival, el cual fue alcanzado por el mismo haciendo que este perdiese su forma animal. Contento por ello, Phelesmon se acerco a este para asentarle el golpe final; pero antes de poder ejecutarlo, el caballero se puso en pie e impulso con su propio cuerpo al demonio contra los explosivos que había colocado previamente. De este modo se produjo una gran explosión en el lugar que acabo con la vida de su enemigo a la vez que Duftmon cayó casi sin fuerzas contra el suelo. Al cabo de unas horas, este despertó en el lugar y decidió tratar de averiguar que es lo que estaba sucediendo, por lo que opto por ir al servidor central de Yggdrasil.

De vuelta junto a nuestros amigos y tal y como les prometió Meikuumon, esta condujo a nuestros héroes a lo que parecía ser la guarida en donde los pocos supervivientes que quedaban de las atroces batallas contra los Demon Lord hacían su vida día a día desde las sobras. Una vez en ella, esta les dijo que aguardasen en el lugar en lo que iba al encuentro del líder de la resistencia. Este parecía tener un tono algo basto y seco por lo que pudieron escuchar antes de verlo. Finalmente y tras varias peticiones de Meikuumon, el líder decidió mostrarse ante nuestros pequeños héroes. El líder resulto ser nada más y menos que uno de los Caballeros Reales, UlforceVeedramon. Nuestros héroes quedaron algo sorprendidos al ver el lamentable estado que tenia; pues estaba algo anciano, lleno de cicatrices por todo el cuerpo y encima carecía de un brazo. La pequeña gata le conto un poco por encima quienes eran en verdad, pues en un principio este no daba crédito a lo que sus ojos veían, pues pensaba que sus amigos habían vuelto a la vida. Tras comprenderlo, Dorumon y Shoutmon le exigieron al que fue uno de los caballeros reales que les contase lo sucedido y el motivo por el que estaban en ese estado. UlforceVeedramon prefirió mantenerse en silencio y no soltar prenda, pues no quería recordar viejos tiempos y que sus palabras pudiese alterar el continuo espacio tiempo. Esto no sentó muy bien a nuestros protagonistas, quienes estallaron en rabia a no ser complacidos a sus preguntas. El mas alterado por lo sucedido fue Dorumon, quien miro con rabia a UlforceVeedramon y le dijo que sentía lastima por él y que no le reconocía, pues el que él conocía jamás se habría rendido. Esto provoco que UlforceVeedramon respondiese con algo de violencia alegando que esa situación a él tampoco le gustaba pero no podía hacer más y arriesgarse a perder lo poco que les quedaba, pues además Alphamon le pidió con su vida que protegiese a su amada, Meikuumon. Dorumon alego con felicidad que encontraría a Alphamon en su tiempo y cambiaria el destino que ellos tenian. Esto hizo que el rostro del caído caballero se iluminase ante las palabras del que era su líder, aunque este no supiese de ello. Shoutmon por su parte, algo inocente, le pregunto sobre si alguno de sus camaradas seguía con vida. Por desgracia, este no obtuvo respuesta alguna por parte del fornido caballero. Tras esto, el pequeño rey le pidió permiso para alojarse allí hasta que descubriesen la forma de como regresar a su hogar. Este acepto dicha petición y al cabo de unos minutos hizo llamar a Meikuumon para pedirla y advertirla que en ningún momento les contase nada de lo sucedido a nuestros héroes. Esta con algo de tristeza en su rostro, no pudo contestar a excepción de un ligero movimiento con la cabeza. De este modo y tras hablar con el líder, guio a nuestros héroes a sus aposentos deseándoles buenas noches. Al cabo de unas horas y en mitad de la oscuridad mientras su compañero dormía, Dorumon no pudo evitar oír los llantos y lamentos de alguien al final del pasillo. Este algo curioso, decido acercarse al ver algo de luz tras una cortina para ver de quien se trataba. Su sorpresa fue grande cuando vio que no era otra que la propia Meikuumon, la cual como todas las noches lloraba la pérdida de su amado, quien había caído en batalla. Al saber de ello, este decidió quedarse fuera por vergüenza y evitar hacerla sufrir, pero esta se puso en pie y salió a su encuentro. Dorumon trato por todos los medios de tranquilizarla prometiéndola que encontraría a Alphamon y que evitaría esa situación. La pobre felina no pudo evitar abrazarlo en agradecimiento, pero por desgracia no pudo mantener la promesa que le hizo a UlforceVeedramon y le llamo Alphamon en un descuido. Esto dejo a Dorumon algo confuso; no obstante, decidió pasar la noche junto a Meikuumon compartiendo cama y cuidándola. Al cabo de unas horas y antes del amanecer se presento ante él Shademon, quien le dijo que si no aceptaba ir con él acabaría con todos mientras dormían. Molesto e impotente ante ello, el joven dragoncito purpura acepto ir con él a cambio de que no dañase a nadie. Así pues, y tras dejarle una nota a Meikuumon para que no se preocupase, acepto marchar a su lado.

La diabólica sombra llevo a nuestro dragoncito ante Lilithmon, la cual parecía estar esperándole. Esta recibió cortésmente a Dorumon hasta que le encerró en un cuarto repleto de Dorunita verde, una extraña piedra que le arrebataba la fuerza y el poder a nuestro protagonista. Totalmente noqueado y casi sin poder, la perversa mujer no dudo en hacer uso de sus encantos para poner de su lado al pequeño, quien a pesar de resistirse, no pudo evitar caer en la tentación convirtiéndose así en su siervo a la vez que se entero que el mismo era Alphamon. Una vez bajo su poder, Lilithmon le dio la orden de que volviese al escondite y acabase con todo ser viviente que se escondiese en el lugar bajo su forma de DexDorugamon. Sin poder evitarlo, no le quedo más remedio que salir a cumplir la orden que esta le había dado.

Al cabo de unas horas y con la luz del alba, Meikuumon despertó al notar la ausencia de Dorumon a su lado. Está preocupada por él, se percato de la nota que este le había dejado antes de irse, por lo que nada mas leerla echo a llorar alegando que la habían vuelto a abandonar por segunda vez. Los llantos de la pobre felina alertaron y llamaron la atención de Shoutmon, el cual apenas se había puesto aun en pie. Este corrió a socorrerla por miedo a que fuese algo grave, fue en ese momento cuando Meikuumon le conto todo y le dio la nota que este había dejado. Shoutmon algo preocupado por su amigo decidió salir en su búsqueda advirtiendo a la pobre felina que se quedase allí esperando y que volvería con Dorumon. A pesar de estos consejos, no pudo evitar quedarse quieta y salió tras el rojizo lagarto con cuidado de no ser vista. Así pues, Shoutmon arraigó a las afueras de la ciudad en donde empezó la búsqueda de su peludo amigo. De repente una gran figura similar a la de una gran dragón alado cruzo el cielo hasta que a los pocos segundos tomo tierra frente a Shoutmon. Meikuumon que yacía escondida a pocos metros del lugar, no tardo en percatarse del olor de dicho Digimon, pues no era otro que DexDorugamon, la forma oscura de Dorumon en su etapa campeón. Este Digimon no tardo en atacar con todas sus fuerza a Shoutmon, quien en ningún momento supo que se trataba de su amigo. Mientras ambos se batían en duelo, la pequeña felina decidió salir de su escondite para hacer que Shoutmon cediese en su ataque antes de dañarle.  Fue entonces cuando este se despisto al oírla decir que ese Digimon era Dorumon. Meikuumon trato de acercarse a este para hacer que regresara a la normalidad, pero eso no pareció hacerle mucho efecto, pues fue golpeada por el mismo con un coletazo. Furioso por ello, Shoutmon se puso en pie y lanzo contra el lomo de este una fuerte llamarada para que le prestara atención y así salvar la vida de Meikuumon. El ataque no logro causarle ningún daño, al contrario, prosiguió su camino hasta colocarse frente a Meikuumon para levantar su garra y asentarle el golpe final. Por suerte para ella y antes de ejecutarlo, en la mente de Dorumon se sucedieron una serie de imágenes y palabras que le había dedicado a la pequeña felina desde el momento en que la conoció. Esto provoco que quedase paralizado y por consiguiente no llegase a acabar con su vida. Al cabo de unos minutos el feroz dragón empezó a contemplar la luna y emitir un extraño humo negro que le devolvió a su estado infantil. Nuestros amigos corrieron raudos y felices a su encuentro para ver el estado en el que se encontraba, pero justo en ese instante algo atravesó por la espalda a Meikuumon, haciendo que esta cayese herida al suelo. Se trataba de Shademon, quien había seguido a Dorumon para asegurarse que llevaba a cabo su labor. Al ver esto Dorumon entro en ira y su odio le cegó, logrando consigo alcanzar su etapa definitiva, Dorugoramon. Este mantuvo un feroz combate contra Shademon, quien apenas pudo hacer nada por defenderse de los ataques y la ira que tenia ahora el pequeño dragón. Finalmente logro acabar con él de una forma salvaje y despiadada para hacerle pagar todo el daño que había causado. Tras su derrota, Dorumon se acerco preocupado a Meikuumon y Shoutmon diciéndoles que lo mejor era volver a la base y asistir sus heridas.

Una vez de vuelta en el escondite, Shoutmon dejo a Meikuumon en su cama para que reposara de sus heridas a la vez que trataba de curarla. Por desgracia para ellos, el lugar no contaba con la suficiente preparación medica y pro consiguiente no había nada para tratar sus heridas o al menos calmar su dolor. Esto entristeció a Shoutmon, quien no sabía cómo decirle a su amigo que de continuar en ese estado la pobre felina no podría seguir manteniéndose en vida. Dorumon se percato del estado de ánimo de Shoutmon a pesar de darle a Meikuumon toda la atención posible. Fue en ese momento cuando Shoutmon se armo de valor y decidió hablar a solas con Dorumon, al cual no tardo en explicar que el acondicionamiento y las medicinas del lugar no eran suficientes pero que quizás en la ciudad hubiese alguna farmacia o algo donde poder hallar lo que necesitaban. De este modo Dorumon decidió junto con Shoutmon salir en busca de las medicinas que necesitaban para tratar a Meikuumon como se merecía.

Nuestros intrépidos amigos salieron del escondite en busca de una farmacia o centro médico en la ciudad en donde poder encontrar los medicamentos que necesitaban para curar a su amiga. Tras dar varias vueltas por el lugar, no tardaron en localizar una farmacia a la cual se pusieron rumbo. Desgraciadamente y antes de poder entrar, fueron asaltados por un Devimon, el mismo que les había visto por primera vez cuando llegaron. Este vio la intención que tenían de localizar los fármacos, lo cual hizo que intensase destruir el lugar para así evitarlo. Molesto por ello, Dorumon opto por hacerle frente junto a Shoutmon y entre ambos, se lanzaron de lleno contra este causándole una gran cantidad de daños. Extrañamente y por alguna misteriosa razón, los ataques y golpes de nuestros amigos no parecían surtir efecto en su enemigo, quien decidió ponerse serio y atacar a nuestros amigos con todo su poder. Por suerte y por azares del destino, se unió a ellos Agumon, quien había estado dando vueltas desde que se separo de nuestros héroes. Este no dudo en ayudar a nuestros amigos Digievolucionando nuevamente en GeoGreymon para darles potencia de ataque extra. Devimon, no contento con ello, opto por aumentar su poder haciendo aparecer múltiples ruedas negras para incrementar su tamaño. Esto llevo a nuestros amigos a emplearse a fondo, tanto que Dorumon, que había Digievolucionado durante la batalla en su etapa campeón; se vio en la necesidad nuevamente de aumentar su poder, alcanzado ahora su forma de DoruGreymon. Shoutmon por su parte, no se quedo atrás y del mismo modo, Digievoluciono en OmegaShoutmon para hacerle frente. Finalmente y gracias al ataque conjunto de ambos, Devimon acabo siendo destruido. Justo cuando iban a celebrarlo, se dieron cuenta que su amigo, GeoGreymon, parecía diferente. Esto fue debido, a que minutos antes de derrotar a su enemigo, fue alcanzado por una de sus ruedas negras que entro en el interior de su cuerpo. Este hecho provoco que GeoGreymon se viese atrapado por el poder de la oscuridad y atacase ferozmente a nuestros amigos. OmegaShoutmon, temiendo que pudiesen causarles daño, opto por amarrar a GeoGreymon por la espalda para que DoruGreymon le extrajera de su cuerpo el artefacto oscuro. Una vez a salvo y tras volver a su etapa infantil, Shoutmon recogió los medicamentos y junto a sus amigos regreso a la base.

Con el medicamento en sus manos, nuestros héroes no tardaron en acudir lo más rápido que pudieron a la base para atender a Meikuumon. Esta parecía haber empeorado desde que iniciaron su marcha, por lo que nada más verla, Shoutmon marcho corriendo a preparar la cura. Dorumon, decidió quedarse al lado de la felina en todo momento para evitar que se sintiese sola. Al cabo de unos minutos, Shoutmon irrumpió en escena para atender a la felina, pero esta le pidió que le dejase a solas un rato junto a Dorumon. Este le concedió dicho momento solo para complacerla. Dorumon agarro fuertemente su mano sin dejar de llorar. Meikuumon agradecida por todo, le pidió un último favor a Dorumon, y es que abriese el cajón de su cómoda para que recogiese el colgante que guardaba en ella. Este colgante no era otro que el mismo que llevo en su día el Dorumon de su época. Aquel broche parecía tener una gema plateada incrustada en él. Dorumon se negó a recibir dicho regalo, pero Meikuumon insistió como última voluntad. Este para evitar que sufriese, terminó cediendo a su petición y se lo coloco a la vez que la pobre felina le dio el ultimo adiós tras besarlo. Dorumon quedo destrozado a los pies de la cama de la felina, pues no dejaba de culparse de haber faltado a su promesa. Shoutmon trato de animarle, aunque no logro mucho, pues este ahora sentía una gran rabia en su interior. De este modo se puso rumbo al cuarto de UlforceVeedramon para exigirle respuestas bien por las buenas o por las malas. En ese momento y antes de salir del dormitorio, escucharon un pequeño llanto que procedía de una cuna cercana. Nuestros héroes se acercaron curiosos a ella con la intención de ver de qué podía tratarse. Una vez frente a ella, se dieron cuenta de que no era más que un bebe Digimon, seguramente el producto de la unión de Meikuumon con Dorumon. Esto alegro temporalmente a Dorumon, quien no pudo evitar cogerlo en brazos para abrazarlo. Ahora más que nunca sentía un fuerte dolor en su corazón, pues sabía que ese era su hijo y que por su culpa este ahora había quedado huérfano. Tras hacer que el llanto cesara, Dorumon deposito de nuevo al bebe en la cuna para ir en busca de UlforceVeedramon. Una vez frente a su dormitorio, salió de este Zorromon. Shoutmon quedo asombrado al ver que al menos uno de sus amigos quedaba con vida. Aquel protector, les dijo que por ahora UlforceVeedramon no se encontraba en condiciones de recibir a nadie a pesar de las suplicas y palabras de nuestros héroes. Shoutmon le explico todo lo sucedido, pero aun así no sirvió de mucho, pues este parecía haber cambiado mucho y era más serio que de costumbre. Al ver la negativa de Zorromon, Dorumon se marcho de allí furioso ante los ojos de Shoutmon. Una vez en el exterior, Dorumon emprendió su camino para acabar con esa situación él solo dado que nadie en la base parecía hacer nada por evitar los sucesos que vio. Shoutmon pese a intentar detenerlo, no logro nada. Fue entonces cuando este molesto le dijo a Zorromon que se avergonzaba de ellos y que él jamás, pese a las dificultades, hubiese abandonado la lucha. Tras esto decidió salir en busca de su amigo.

Dorumon, quien había salido del escondite a solas para pensar, no dejaba de criticar las acciones y decisiones que tenían el resto de Digimon que no hacían nada por evitar que la situación fuese así. Mientras caminaba por el lugar, un MarineDevimon emergió de un charco de agua con la intención de convencerlo para que fuese junto a él a ver a su líder, Leviamon. Este en un principio reacciono a la defensiva Digievolucionando en su forma de Grademon, pero finalmente termino aceptando la propuesta que le ofreció. Por otro lado, Shoutmon llego al mismo lugar al cabo de unos minutos, pero su amigo ya no se encontraba allí. En su lugar, fue asaltado por un gran número de Digimon marinos con el mero objetivo de acabar con su vida. Las cosas se pusieron feas para el joven rey, quien no tuvo otro remedio que meterse de lleno en combate para defenderse. En un principio muchos de ellos fueron cayendo derrotados, pero la cosa se le puso difícil, siendo derrotado rápidamente por el líder de los MarineDevimon. Afortunadamente, nuestro héroe alcanzo su etapa de OmegaShoutmon y de un rápido movimiento elimino a todas la tropas enemigas, dejando solamente al líder con vida. De esta forma y amenazándole con matarlo, logro sonsacarle la ubicación de su amigo. Nada mas obtener la información, este trato de matar a Shoutmon por la espalda, pero su fino oído le permitió salir hendedle de la situación acabando así con su atacante. Tras esto puso rumbo a la guarida de Leviamon, un viejo y derruido barco que yacio amarrado en el puerto de la ciudad.

Grademon guiado por el MarineDevimon, llego al puerto de la ruinosa ciudad. Allí contemplo como yacía amarrado en tierra un buque de gran tamaño casi corroído por los años y el tiempo; en su interior se hallaba uno de los Demon Lord, Leviamon. Aquel ‘pequeño’ demonio intento engañar a Gradremon para que retrocediese a su nivel infantil, pues consideraba un insulto que se presentase bajo esa forma ante el líder supremo de los mares. Finalmente y ante dicha petición, este no tuvo otro remedio que resignarse y aceptarla, regresando con ello a su etapa de Dorumon. Una vez hecho, ambos entraron en el buque, en donde Leviamon estaba disfrutando de un manjar de Digitamas. Estos parecían ser los últimos que quedaban, pues según había escuchado, la ciudad del comienzo ya no existía, por lo que al morir nadie podía renacer. Aquel hecho propicio la ira de Dorumon, quien intento retenerla por miedo a que pudiese acabar con el siendo tan solo un Digimon de nivel infantil. Fue en ese momento cuando Leviamon le propuso a nuestro dragoncito purpura un acuerdo. Este acuerdo se basaba en que le ayudaría a recuperar lo que más quería y pararía la guerra si optaba por servirle. Dorumon reclino la oferta, pero por desgracia varios MarineDevimon le sujetaron quitándole el colgante de su amada y colocándole en su lugar uno de Dorunita roja, que al parecer tenía el efecto de despertar su lado bélico y salvaje. Esto no fue más que un error por su parte, pues este Digievoluciono en su forma de Dorugoramon y se libro de sus opresores de un rápido movimiento. En ese momento llegó a su vez al lugar Shoutmon, quien se quedo helado al ver al leviatán disfrutando de la batalla a la vez que degustaba el manjar antes citado. Tras acabar con todos los guardias personales del Demon Lord, Dorugoramon recogió del suelo el collar de su amada colocándoselo de nuevo y alcanzado así su forma de Alphamon. Al verle Shoutmon reacciono algo confuso, pues no sabía de quien se trataba y pensaba que también era un enemigo. No tardo en cambiar de idea cuando vio que el caballero usaba todo su poder para batirse en duelo contra el feroz cocodrilo, quien intento usar la Dorunita verde que yacía en varios cargamentos a su favor. Por suerte, Alphamon logro destruirlas antes de ello. Una vez hecho, Shoutmon decidió meterse de lleno en acción y alcanzo su forma perfecta, abriendo fuego y así apoyando a su compañero. Entre ambos consiguieron acorralar a Leviamon, aunque este parecía desenvolverse muy bien fuera del agua. Por suerte, Alphamon consiguió cortarle una de sus colas a la vez que él y Shoutmon fueron placados por la otra. Viéndolos casi derrotados, Leviamon decidió lanzarse hacia ellos a gran velocidad. Nuevamente cometió otro error, pues Alphamon abrió fuego en la gigantesca boca del leviatán cuando este lanzo ante ellos. Los daños causados en el interior del vientre de la bestia, causaron su derrota total. Una vez muerto, Alphamon absorbió los datos de su enemigo, tomo los pocos Digitamas que quedaban y junto con Shoutmon, regresaron a la base para informar a UlforceVeedramon que uno de sus enemigos había caído.

Una vez más, nuestros amigos volvieron a la base. Ya en ella, Alphamon puso los Digitamas a buen recaudo a la vez que se dirigió al cuarto de UlforceVeedramon para por fin, mantener una conversación con el mismo. Nuevamente Zorromon salió en escena para detenerlo, pues este estaba reunido supuestamente con Duftmon. A pesar de ello, el caballero aparto al zorrito y entro en la sala para comprobarlo. Ya en su interior, vio que lo que le había dicho era cierto, el caído caballero estaba manteniendo una charla cordial con Duftmon. UlforceVeedramon se sorprendió al ver que Dorumon había adoptado de nuevo esa forma, y no solo eso, sino que además parecía saber quién era. Alphamon se acerco para contarle todo cuanto había acontecido, pero antes de poder hablar, le pidió que esperase su turno fuera, pues aun tenía cosas que hablar con Duftmon. Este acepto la petición y junto a Shoutmon, salieron al pasillo acompañados por Zorromon. Una vez fuera, Alphamon le pidió al zorrito que cuidase de Agumon, el cual seguía indispuesto, y de su hijo. Justo en ese momento un grito de dolor salió del interior de la sala, lo que provoco que nuestros amigos no tardaran en entrar nuevamente en ella. Una vez dentro, vieron como Duftmon había atravesado el cuerpo de UlforceVeedramon con su florete. Esto cabreo terriblemente a nuestros amigos, quienes le pidieron explicaciones. Alphamon, no tardo en percatarse de que en realidad ese Digimon no era su amigo, sino un impostor que le había suplantado para engañarlos. Tras revelar dicha información, aquel Digimon mostro su verdadero rostro, siendo este Murmukusmon. Una vez acabada la labor por la que había sido enviado, recogió del cuerpo del derrotado caballero, los datos del Alphamon del futuro y se marcho volando por un pequeño agujero del techo. Alphamon viendo esto, no dudo en seguirle a gran velocidad para darle caza.

Tras haber cumplido su labor, Murmukusmon llego al templo aéreo en donde residía desde hacia tiempo el durmiente Demon Lord, Belphemon. Mientras este avanzaba por los pasillos, tuvo un desafortunado encuentro con uno de sus compañeros, Mephismon. Este no tardo en reírse de él y poner en duda sus formas y métodos para haber conseguido los datos de Alphamon. Murmukusmon, no muy descontento con él, prefirió seguir su camino a la vez que era vigilado por Ravemon, quien parecía estar al servicio de Mephismon. Justo en ese momento llego al palacio Alphamon con el mero objetivo de acabar con el asesino de uno de los suyos. Cegado por la ira, avanzo por los pasillos hasta dar con él. Una vez frente a frente, Mephismon se ofreció voluntario para batirse en duelo contra Alphamon en lo que su compañero se retiraba para entregarle los datos a su líder. No obstante, la velocidad del oscuro caballero fue tan rápida, que antes de poder salir del lugar, logró arrebatarle los datos. Viendo que no tenía por ahora posibilidad de hacerle frente, Murmukusmon se retiro del lugar montado en su fiel montura, Ornismon. Tras esto, Alphamon absorbió los datos de su ‘yo’ del futuro para incrementar aun más su poder, cosa que perjudico a Mephismon. Este demonio trato por todos los medios de acabar con su rival usando la oscuridad y la magia negra de su favor. A pesar de ello, Alphamon parecía más centrado en acabar con los Demon Lord, que en puros guardias a su servicio. Esto molesto a Mephismon, quien se lanzo de lleno a por el caballero en un ataque de ira. Por suerte, un disparo procedente del tejado del castillo impidió dicho acto. Aquel ataque procedía de un Digimon que aun seguía con vida, AlphaDynamon, la forma hipercampeón de Dynamon. Ambos se batieron en duelo a los ojos de Alphamon, quien se quedo contemplando el combate. Finalmente y tras un leve combate, aquel demonio cayó derrotado gracias al ataque de AlphaDynamon y la distracción causada por Ravemon, quien aprovecho la ocasión para traicionarlo y golpearle por la espalda. Una vez derrotado, este regreso a su aspecto infantil para reunirse con el oscuro caballero, quien había optado por volver a su estado de DoruGreymon para reservar energías. Justo es ese momento apareció ante ellos Lilithmon, quien intento abalanzarse sobre el dragoncito / zorro con la intención de atraparlo y volver a llevárselo. Afortunadamente, un nuevo Digimon hizo acto de aparición, embistiendo a Lilithmon y poniendo a salvo a DoruGreymon. Este Digimon, se trataba de Huckmon, un pequeño dragoncito de tez blanquecina y que llevaba una túnica o capa a su espalda. Este se presento ante nuestros amigos como la última esperanza del Mundo Digital y les exigió a nuestros amigos que siguiesen combatiendo y no bajasen la guardia. Esto enfureció a aquella mujer, quien descontenta por lo sucedido, exploto en cólera. Este hecho potencio que Belphemon, que yacía dormido desde que lograron conquistar el mundo, despertara. Una vez despierto, trato de aniquilar a nuestros amigos adoptando de nuevo su máxima forma. La batalla y el choque de fuerzas, podía oírse por toda la ciudad, lo que hizo que el propio Shoutmon se preocupara y decidiese acudir al lugar bajo su forma de OmegaShoutmon. Una vez en el templo, unió sus fuerzas a la de sus amigos. A pesar de ello, el poder de su enemigo era muy elevado, lo que ocasiono su derrota y casi les costó la vida. DoruGreymon, quien no quería asumir su derrota, decidió aumentar su poder al máximo alcanzando la etapa de Dorugoramon. Bajo esta apariencia, se enfrentó con todo su poder al Demon Lord, logrando causarle algunos daños junto a OmegaShoutmon y Dynamon, pues este último había gastado su poder. No obstante, el feroz demonio seguía en pie a pesar de la paliza recibida. Fue en ese momento cuando se les unió también Duftmon al combate, quien se había ausentado todo este tiempo porque había acudido a los servidores centrales de Yggdrasil para recabar toda la información necesaria sobre los Demon Lord y sobre si el resto de los suyos seguía con vida. A pesar de aumentar su número, Belphemon no dudo tampoco en acabar con esta nueva incorporación, quien dio su total apoyo a Dorugoramon. Estos lanzaron su ataque más potente contra Belphemon; pero este, logro detenerlo temporalmente hasta que Ravemon, quien había estado esperando el momento justo, se lanzo en picado usando su espada para cortar a Belphemon y hacer que el ataque de sus compañeros le diese de lleno. Tras su completa destrucción, nuestros héroes se alegraron de reencontrarse con su amigo, aunque en un principio parecían seguir desconfiando. Huckmon, quien había contemplado también el feroz combate, felicito también a nuestro grupo de héroes. Tras esto, todos ellos, a excepción de Ravemon, que prefirió irse por su cuenta, volvieron a la base.

Tras salir victoriosos del enfrentamiento contra el segundo de los Demon Lord, Belphemon, nuestros amigos acudieron de nuevo a la base para ver el clima que se respiraba tras la muerte de su líder. Una vez allí, Zorromon se sentía apenado y sin saber qué hacer. Por suerte, el ver regresar a nuestros amigos con vida le dio un soplo de esperanza y les dijo que aún quedaba una posibilidad de que pudiesen volver a su tiempo. Esta posibilidad, residía en un antiguo conocido suyo que no había vuelto a ser el mismo desde que perdió la vista y se encerró en el sótano del lugar. Nuestros amigos guiados por Zorromon, decidieron acudir ante este y ver de quien se trataba. De este modo y tras bajar las escaleras, llegaron a lo que parecía ser un cuarto húmedo y frio bajo la base. Allí efectivamente, se hallaba un decaído y viejo BantyoLeomon, el cual parecía muy diferente a como lo fue en el pasado. Este no podía ver a nuestros amigos debido a su ceguera, pero aun así logro reconocer sus voces. Shoutmon se alegro de ver que otro de sus amigos estaba vivo a pesar de las condiciones en las que se encontraba. El joven rey no tardo en ponerle al corriente de todo y preguntarle qué es lo que les había conducido a esa situación. Del mismo modo que UlforceVeedramon, este se negó a contar nada, pues alegaba que el destino estaba escrito y era imposible cambiarlo. Molesto con la respuesta obtenida, Shoutmon salió del lugar a pesar de los intentos de Dorumon de animarlo. Ya en la entrada del cuarto se encontró con Huckmon, a quien intento coaccionar agarrándole del cuello para que hablase, pues pensaba que el sabia más de la cuenta. El dragoncito blanco le advirtió que parase, pues no quería meterse en problemas con él. Dorumon no tardo en acudir al lugar empujando a Shoutmon para apartarlo de él. Este dragoncito blanco revelo su verdadera forma, Jesmon, uno de los Caballeros Reales. Al verlo Shoutmon no hizo otra cosa que suspirar y marcharse del lugar indignado. A los pocos minutos, Duftmon salió también del cuarto tras mantener unas palabras con BantyoLeomon al igual que nuestros amigos, pues había averiguado que él era en parte responsable. Una vez fuera, se encontró con el aprendiz de Caballero y ambos mantuvieron una charla sobre todo lo sucedido. Dorumon preocupado por su amigo, decidió salir en su busca,

Shoutmon, quien había salido de la base molesta por las duras y fuertes palabras de BantyoLeomon, llego a lo que parecía ser un cementerio a las afueras de la ciudad. Allí se topo con un Digimon que parecía llevar una túnica para cubrir su rostro, este no era otro que WarGreymon, quien yacía ciego y totalmente debilitado por los años. Shoutmon no tardo en darse cuenta que el lugar estaba repleto de tumbas de una gran cantidad de Digimon. Al cabo de unos minutos llego siguiendo sus pasos Dorumon, quien estaba preocupado por su amigo. Justo cuando este se reunió junto a él, apareció Lilithmon con la piel de Gabumon para provocar la ira de Shoutmon. La diabólica mujer les dijo que echaran un vistazo a sus espaldas, pues justo detrás estaban las tumbas de sus amigos. Esto no sentó muy bien a Shoutmon, quien trato de atacarla, pero fue detenido por Dorumon y WarGreymon alegando que no era lugar para iniciar una pelea. A pesar de ello, a la joven mujer eso le fue indiferente, pues lanzo una onda de energía directo a ellos y las lapidas de sus espaldas. Por suerte pudieron esquivar el ataque, pero las tumbas fueron destruidas, cosa que altero a WarGreymon, pues era lo único que le quedaba para recordar a los suyos. Dorumon no pudo evitar enfadarse con ello y acercarse a Lilithmon, pero esta le lanzo a sus pies una extraña Dorunita blanca que empezó a cambiar a Dorumon. Este cambio hizo que Dorumon se marchara del lugar asustado por miedo a dañar a sus amigos. Shoutmon por su parte, se quedo en el lugar animando a WarGreymon.

Mientras en otra parte y tras haber huido asustado, Dorumon decidió ir en busca de Lilithmon a su castillo para exigirle una explicación de que le había hecho. Esta no tardo en presentarse ante él con la intención de engatusarlo y engañarlo para que matase a sus amigos a cambio de liberar de la muerte a su amada. A pesar de la resistencia que mantuvo bajo su forma de lobo, Dorumon no tardo en aceptar la oferta tras recuperar su verdadera forma. De este modo opto por Digievolucionar a su forma de Dorugamon y acudir al cementerio en donde se hallaba su amigo Shoutmon para acabar con él. Al llegar, Dorugamon se lanzo de lleno a por su amigo atacándole. Shoutmon, preocupado por el, decidió no emplearse a fondo. Fue entonces, cuando Dorugamon le confesó que solo se trataba de un plan para engañar a Lilithmon y hacer que esta creyese que estaba de su lado. Para ello solo debía hacerla creer que les había derrotado. Shoutmon no tardo en apoyar la propuesta de su amigo. Desgraciadamente, cuando nuestros amigos creían que lo peor ya había pasado, se presento ante ellos Daemon, el segundo Demon Lord más poderoso. Al notar su oscura presencia, nuestros amigos decidieron salir de su escondite para enfrentarlo. Alphamon y Shoutmon unieron sus fuerzas para intentar acabar con la vida del mismo, pero la resistencia y velocidad de su enemigo era demasiado elevada. Fue en ese momento, cuando Shoutmon, en un despiste por su parte, fue capturado por este para torturarlo ante los ojos de su compañero. En ese momento apareció en escena Poyomon, quien intento atacar a Daemon para liberar al joven dragón. Este reacciono de forma violenta agarrándolo y lanzándolo contra Alphamon. Molesto por ello, el pequeño Digimon alcanzo su etapa adulta, Angemon, para unir fuerza al oscuro caballero. Viendo esta situación, Daemon no pudo evitar acabar definitivamente con la vida del pequeño rey, Shoutmon. Cegado por la ira, el caballero negro, se lanzo a saco a por el Demon Lord a la vez que Angemon alcanzo su etapa perfecta. La batalla estuvo muy igualada en todo momento, pues los tres dieron lo mejor de sí mismos. Finalmente, todo concluyo cuando Alphamon aprovecho que MagnaAngemon había usado la puerta del destino, para darle un ataque mortal y lanzarlo al interior de la misma. De esta forma, ambos lograron la victoria frente a su enemigo, eso sí, con la muerte de su amigo a las espaldas.  Una vez hecho, decidieron proseguir su camino contando de nuevo con el apoyo de Dynamon entre sus filas.

Triste por la muerte de su amigo, Dorumon decidió acudir en busca de Lilithmon para acabar con ella de una vez por todas. De este modo, se presento en su castillo bajo de la forma de Alphamon. Una vez en el exterior del mismo, pidió a sus amigos que aguardasen su llamada para poder actuar. Esto no le gusto mucho a Patamon, quien a los pocos minutos de entrar empezó a preocuparse por la vida de su nuevo amigo. Mientras tanto, y una vez dentro, Lilithmon agradeció los esfuerzos de Alphamon por eliminar a su compañero Shoutmon. Aquel caballero parecía sentirse mal por el efecto de la Dorunita del lugar. Fue entonces, cuando al verlo, la joven mujer decidió que ya era hora de poner fin a la función y acabar con el pequeño zorrito. Por desgracia para ella, todo resulto ser un engaño, pues Alphamon estaba fingiendo. De este modo, el caballero agarro a la mujer de un brazo y uso todo su poder para desintegrarla en un único y certero ataque. Al escuchar la explosión en el interior del castillo, nuestros amigos decidieron acudir allí. Una vez dentro, vieron que Alphamon seguía en pie y que Lilithmon había sido destruida. Aliviado por haber acabado con ella, Alphamon decidió que ya era hora de acabar con esa situación.

Duftmon llego junto a nuestros héroes a lo que parecía ser una extraña maquinaria que comunicaba la parte externa del Mundo Digital con el área oscura. Esta maquinaria parecía desprender un fuerte poder que podía palparse en el ambiente. Dynamon y Patamon advirtieron a Alphamon, quien parecía el más decidido de todos ellos por acabar con el último de los Demon Lord, de que una vez en el interior de área oscura no podría volver, pues uno de ambos moriría. No obstante, estas palabras ahora le eran indiferentes, pues quería acabar con el de una vez por todas. Fue en ese momento, cuando Patamon le entrego un misterioso objeto que él y los suyos habían estado escondiendo en el Kennel durante décadas. Dicho objeto no era otra cosa, que una extraña ocarina. Al tocarla, esta curo las heridas de sus amigos al instante. Duftmon viendo esto, decidió acercarse a ellos y decirles que lo más sensato ahora mismo era ir directamente a por Lucemon y no alargar la espera como ellos querían. Justo en plena discusión, se presento ante ellos Murmukusmon, el cual salió montado sobre Ornismon de un portal que emergió en el cielo. Nuestros héroes se vieron forzados una vez más a combatirlo; y para ello, Dynamon alcanzo su etapa suprema, AlphaDynamon y Patamon su etapa Perfecta, MagnaAngemon. Entre los cuatro, intentaron acabar con él, pero la velocidad y resistencia de aquel pajarraco gigantesco era muy elevada. En ese momento apareció Ravemon, quien unió sus fuerzas a la de Duftmon y entre ambos consiguieron derribar a la criatura atravesando y cortando sus alas. Mientras la alada criatura descendía contra el suelo, fue desintegrada por el ataque de AlphaDynamon, Alphamon y MagnaAngemon. Por otra parte, Duftmon se enfrento de forma directa a su piloto, Murmukusmon. Tras un feroz combate, Duftmon y Ravemon lograron acabar con la vida de su enemigo para poner rumbo junto a sus amigos al interior del área oscura.

Tras acabar con la vida del último general al mando de los Demon Lord, nuestros amigos llegaron a la última estancia después de dejar atrás a Alphamon por miedo a que este perdiese ante Lucemon y fuese absorbido. De este modo y encontrándose en mitad del área oscura, el grupo de héroes puso rumbo al castillo del último de los Demon Lord. Antes de llegar a su destino, se vieron sorprendidos por una gran cantidad de esferas de Digitron que cayó sobre ellos en forma de lluvia. Por suerte todos ellos, consiguieron destruirlas a tiempo de que estas tomaran contacto con su piel. Tras acabar con ellas y ante sus ojos, apareció Lucemon con la intención de acabar con todos ellos. Este felicitó a nuestros héroes por haber llegado tan lejos y por haber acabado con el resto de sus hermanos. Duftmon le contemplo su suma frustración y rabia, por lo que trato de acabar con el lanzándose en un ataque directo y con su florete en mano. A pesar de ello, no tardo ni dos segundos en caer derrotado ante el abrumador poder de Lucemon. AlphaDynamon y Angemon no se quedaron atrás, y del mismo modo que su amigo trataron de atacarlo. Desgraciadamente, recibieron el mismo trato, siendo así derrotados de igual manera. Cansado ya de ellos, Lucemon, decido poner fin a sus vidas tras confesarles que desde el principio todo lo sucedido había estado bajo su supervisión y que simplemente se había limitado a observar tranquilamente. Una vez dicho esto, Lucemon lanzo su mejor golpe contra AlphaDynamon, pero este fue salvado por Shakkoumon, la forma que había tomado Angemon para salvar a su amigo. A pesar de los esfuerzos y ataques del sagrado Digimon, Lucemon seguía siendo imparable e intocable ante ellos. Esto forzó a Patamon a alcanzar otra forma diferente, Dominimon. Este se sacrificó en vano en una gran explosión con la esperanza de poner así fin a la vida de su enemigo. Cuando todo parecía perdido para nuestros amigos hizo su aparición Jesmon,  quien unió sus fuerzas a la del derrotado Duftmon para combatir codo con codo. Lucemon alego que a pesar de tener refuerzos, todo ello sería inútil, por lo que se lanzo contra Duftmon para asentarle el golpe final. Por suerte para él, Dynamon, que había gastado todo su poder en batalla, se interpuso recibiendo el impacto y sacrificándose por el bien de sus amigos. Esto dio a nuestros dos caballeros la oportunidad de acertarle un golpe directo a Lucemon. Viéndose casi derrotado, el terrible Demon Lord abrió un portal dimensional lanzando a Jesmon y Duftmon a su interior, haciendo con ello que volviesen al presente.

Hechos destacables 

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar